8 may. 2017

ROCK ÉS FORT

No podían haber elegido mejor nombre para el grupo y lo han demostrado en el concierto que dieron el día 7 de abril. Ha sido el segundo recital, esta vez tocaron 7 canciones ¡una de ellas es una composición propia, traída por el bajista del grupo!
Los nervios previos al concierto ya son parte de esta aventura y estos pequeños artistas saben que existe ese momento en el que el miedo parece apoderarse de todos, pero cada uno ya sabe la satisfacción que hay detrás de todo esto y por eso las ganas de subir al escenario son más fuertes. Mientras esperábamos para salir pudimos conversar y descargar esa euforia que comenzaba a sentirse cada vez más, resultó sorprendente ver el apoyo que se daban entre ellos ¡¡son un gran equipo humano!! Pudimos hablar de las diferentes situaciones a las que nos podemos enfrentar en un concierto de música en directo y sus preguntas van reflejando la trayectoria que están teniendo a pesar de su corta edad (no nos olvidemos que llevan con nosotros entre 3 y 6 años, con varias actuaciones de música y teatro en diferentes salas) y cómo el interés va creciendo ¿y qué pasa si se corta el sonido del micrófono? ¿y si me da un ataque de tos en medio de una canción? Ver sus caritas mientras contamos nuestras propias experiencias en conciertos no tiene precio :)
Muchos comentarios luego del show tuvieron que ver con la concentración de los músicos, con el orden y el respeto que mostraban arriba del escenario ya que entre tema tema había cambios debido a que todos tocan diferentes instrumentos en cada canción, pero cada uno sabía a dónde debía ir y qué debía hacer. Pero lo maravilloso de esto es que no lo hacen por obligación, ni por temor, ni por una calificación, lo hacen por amor al arte y por la consciencia de que en un grupo cada uno tiene una función y todos son importantes para que el resultado final sea el que deseamos. Todos ellos toman clases particulares o van al conservatorio, pero cuando se juntan con sus compañeros de grupo disfrutan de todo lo que están aprendiendo de una manera placentera, libre, responsable y didáctica ¡cómo desarrollan sus oídos e intuición musical! afianzando el conocimiento y trayendo a la práctica aquello que aprenden en la teoría.
Tanto Marcos como yo estamos felices de ser parte de esta hermosa aventura, de ver cómo avanzan y con qué seriedad se lo toman. En este sentido se nota el tiempo que llevan con nosotros, la capacidad de auto-control que tienen hace que se pueda trabajar a niveles muy altos de concentración a pesar de ser tan pequeños ¡la mayor tiene 11 años! y también se logra un clima de amor y alegría cada vez que nos juntamos, que alimenta más y más este sueño.
ROCK ÉS FORT está presente en la cultura y tiene un largo camino por delante ¡¡Enhorabuena a este equipazo!!

Maru

¡Gracias Roberto y Eduardo por las fotos!






2 comentarios:

  1. Son fabulosos, y tienen a unas excelentes personas ensenándoles a descubrir y disfrutar de su amor por la música.. ya estoy deseando asistir al próximo concierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitas palabras, son grandes artistas y personas, es un honor trabajar junto a ell@s!!

      Eliminar